lunes, 14 de enero de 2008

Barack Obama y el triunfo de la ilusión por el cambio, el progreso y la JUSTICIA SOCIAL


No sabría definir políticamente, con algo de acierto, al Senador norteamericano Barack Obama. En realidad, no podría hacerlo con ningún político de los EEUU, porque las diferencias jurídicas y políticas son considerables entre ambas orillas del Atlántico.

Los europeos occidentales hemos creado algo que nos diferencia del resto del mundo: el Estado social y democrático de Derecho. Ciertamente, puede hallarse excepcionales casos que confirman la regla -como Australia, Nueva Zelanda,... cuya vinculación con Gran Bretaña lo explican- pero, por lo general, la mayor parte de países en el mundo no disponen de un sistema de protección social y de derechos sociales tan desarrollado como el europeo occidental (los nuevos Estados miembros de la Unión Europea, procedentes del Este, aún no han alcanzado este desarrollo aunque avanzan considerablemente). E, incluso, dentro de la Unión Europea y en sus propios Estados (Ver el caso de nuestro país: Catalunya) hay diferencias notables en cuanto al desarrollo del Estado del Bienestar, el Welfare State.
Sin embargo, tras haber leído hoy algunas de las propuestas de Barack Obama, quien aspira a ser el candidato del Partido Demócrata a la Presidencia de los EEUU, creo haber hallado a alguien que, por fin, pretende cambiar realmente las cosas en su país. - Change. We can.



Le he leído a este hombre propuestas ambiciosas en materia de salud, tratando de avanzar hacia un sistema de atención sanitaria universal -porque, actualmente, ni siquiera los americanos diponen de ella-; educación, con buenas inicitivas para evitar las enormes diferencias sociales que provoca el elevado coste de la enseñanza; atención a la 3ª edad; implantación de un sistema de Seguridad Social; avances en derechos civiles, medio ambiente, inmigración, pobreza, política exterior,... Y me he quedado prendado de él como jamás hubiera imaginado que fuese posible con un político norteamericano.

Este tipo parece de izquierdas y lo más probable es.... ¡¡¡que encima lo sea de verdad!!!

Cuando veo, oigo y leo a Hillary Clinton no tengo la misma sensación. Sus propuestas ni son tan ambiciosas en avances sociales ni son, sobre todo, tan creíbles. En otro post quizá fuese bueno preparar una comparativa entre las propuestas políticas de ambos candidatos demócratas (aunque me lo pensaré, porque espero no sufrir el descarado plagio que El InMundo ha hecho del amigo y camarada blogger, Marc Vidal).

Desde hoy, Barack Obama también es mi candidato, también es mi esperanza en un futuro mejor para nuestro maltrecho planeta, en el que el líder del país más poderoso del mundo, está claro, debe marcar un cambio... que muchos seguirán.

CHANGE. WE CAN!!!

VOTE OBAMA!!!

Enlazan con este post los siguientes webs o blogs:
Pulsa para ver lista en Technorati

3 comentarios:

Martha dijo...

Obama ojalá llegue a ser algún día presidente pero me temo que acabarán por darle el mismo trato que a Kennedy.

Qué bien leerte de nuevo. Me ha encantado.

Besos

kokoloko dijo...

Sí que fa certa il·lusió que un polític com l'Obama tingui possibilitats de governar els EEUU.
Parla molt clar i és molt crític amb la guerra d'Iraq, per exemple. Ja era hora. Com a crítica, però potser és més a tota la política americana, els seus discursos són una mica populistes i efectistes, amb videos de la seva família vivint a la roulote, anant de compres, etc. als que no estem acostumats.

Segueix escrivint!

Maripuchi dijo...

Hace unos días hice un test en el que el candidato demócrata con el que más coincidencias tenía era un tal Kucinich.
De los dos con posibilidad de hacer algo, desde luego, Obama es mi hombre...
Hillary no me cae mal, pero no me imagino a Bill en el papel de primera dama, la verdad.

Besos