domingo, 18 de marzo de 2007

Españolista, provinciana y hostil... ¿es Madrid una capital europea?


<span class=


He viajado, recientemente, a Madrid. Me apetecía, además, realizar ese viaje para poder utilizar la recientemente inaugurada Estación del AVE de Tarragona, que ni es AVE, porque no llega a los 300 Km/h todavía, ni está en Tarragona, sino perdida en un pueblo del interior de la región tarraconense, a unos 20 minutos en coche desde el centro de la capital. Vamos, como si fuera un aeropuerto, más que una estación de tren. (Ya hablaré y criticaré en otro momento la ignominiosa actuación de Fomento para y con Tarragona).

La cuestión es que he regresado bastante apesadumbrado como consecuencia de la nefasta impresión que, una vez más, me ha causado visitar la capital del Estado. Madrid no sólo no avanza en su más que urgente necesidad de europeizarse, modernizarse y “cosmopolitizarse”, sino que –en mi modesta y personal opinión, obviamente- retrocede a marchas forzadas en ese empeño –de cuya existencia real cada día dudo más-.

Aunque un episodio anecdótico como el que voy a relatar no pueda servir para sostener una afirmación concluyente y definitiva (podría contar otros hechos tales como miradas de desaprobación por hablar en catalán, de terceras personas ajenas a la conversación, pero me centraré en uno sólo), sí es perfectamente ilustrativo de la sensación con la que el visitante forastero regresa de Madrid.

La cuestión es que me dirigí a un kiosco céntrico a comprar la prensa y pedí El País y La Vanguardia. Algo tan común y habitual en Barcelona no debe serlo, en cambio, en la “capital” española. El dependiente argentino que me atendía, tras decirme algo, en voz baja y tan disimuladamente que no logré entender, dobló los periódicos antes de cobrarme, de forma que no se vieran las portadas de los periódicos. Entendí bien pronto, sin embargo, por qué lo había hecho. Un hombre mayor, con ese panfleto ultraderechista llamado La Razón en una mano y una gabardina vieja y sucia en la otra, fijaba su mirada en mí, con una mezcla de odio y desprecio, como sólo en Madrid puede verse y como sólo a un catalán puede dirigirse. Le sostuve la mirada, sin embargo, mientras me iba, hasta que el jubilado interfecto decidió farfullar algo parecido a “¿Es que no sabe hablar español o qué? – Ahí entendí que también le había molestado al anciano seguidor de Acebes, Ynestrillas & Asociados que instantes antes hubiera mantenido una conversación por el móvil en catalán. Eso sumado al hecho de comprar prensa “desafecta al régimen” había colmado el vaso minúsculo de la tolerancia democrática del castizo fascista jubilado.

Sin embargo, tuvo mala suerte el anciano franquista porque vino a toparse con alguien que no iba a amedrentarse ante su muestra de incultura, incivismo y fascismo españolista desaforado. No obstante y aunque empleé un tono educado y civilizado cuando me dirigí al interfecto, la mujer que le acompañaba se lo llevó de allí tirándole del brazo (aunque sin demasiada resistencia del viejo –no sé si me explico), mientras le decía: Vamos, vamos, Ángel… ¿No ves que este catalán lleva corbata? – Confieso que la surrealista expresión de la anciana consorte me dejó estupefacto y aún he sido incapaz de alcanzar a entender qué oscuros pensamientos podridos perturbaban aquellas seniles mentes.

En un artículo muy comentado del New York Times, Sarah Wildman escribía: “Pobre Madrid. Anclada en la mitad de España, durante mucho tiempo la ciudad ha sido vista como la hermana aletargada y provinciana de Barcelona.” Invito a la lectura -y a la preceptiva reflexión- de este interesante artículo en El País, al respecto, porque las cosas, lejos de evolucionar a mejor…

Prefiero Barcelona a Madrid, indudablemente, por una infinidad de razones. Realmente, prefiero a muchas otras capitales europeas antes que Madrid por esa misma infinidad de razones. Pero esta opinión subjetiva y personal que manifiesto públicamente -con serenidad y educación, obviamente-, parece ser compartida por otros europeos. Según el Informe 2006 del Observatorio Barcelona, que recoge 45 indicadores económicos de la ciudad para conocer su competitividad internacional en el entorno europeo, la capital catalana se sitúa en los puestos "altos" de aquellos parámetros más relevantes. Así, Barcelona se ha convertido en la cuarta mejor ciudad europea para los negocios, después de superar en el último año a Bruselas y es, asimismo, la primera ciudad europea en índice de calidad de vida.

Barcelona sigue siendo una gran capital europea, paradigma de prosperidad, de vanguardia, de progreso, de modernismo, de europeidad, de cosmopolitismo,… Y ese AVE lento, caro y mal ubicado se ha encargado de, una vez más, ponerlo de manifiesto.

Y no me resisto, finalmente, a invitaros a ver este video de Joan Manuel Serrat, en plena dictadura franquista, aunque quedaba ya poco tiempo para que el enano y genocida dictador iniciara su bien merecido proceso de putrefacción. Años 70, Parque de atracciones de Madrid y un Serrat, represaliado por el régimen dictatorial, habiendo regresado de un exilio forzado, se dirigía al respetable madrileño entonando una bella aunque melancólica canción catalana. Me pregunto si hoy recibiría esos aplausos...



22 comentarios:

Øttinger dijo...

Mira, crónicas de hace curenta años...

Sandra Tomás dijo...

Siento mucho que hayas tenido esa mala experiencia en mi ciudad. Te doy la razón en cuanto a Barcelona. Seguramente muchos madrileños también lo creen. Espero que de todos modos sepamos cambiar la marcha de la ciudad porque yo he vivido en un Madrid que era más abierto y tolerante que lo que es ahora. Es verdad que hay mucho facha suelto por aquí pero tambie´n hay gente que sabrá apreciarte vengas de donde vengas.

Un beso de una madrileña.

Anónimo dijo...

Madrid es muy grande y por eso tambie´n hay muchos fachas como el abuelete que te encontraste. Pero no todo el mundo es así aunque entiendo como te sientes porque sí es verdad que aquí hay mucho anticatalanismo.

Anónimo dijo...

Bueno, no comparto tu vision de Madrid ya que si nos ponemos asi perdona que te diaga la que ha ido empeorando bastante es Barcelona, soy de Madrid y tengo familia en Barcelona por lo que he ido bastnates veces y una de las cosas que mas me ha llamado la atencion es que ultimamente en Barcelona si pido algo en Castellano o pregunto algo en la calle me contestan en Catalan ... yo no tengo problema pero eso no son modales si te preguntan en Castellano lo minimo es contestar en castellano ya que puede que no tenga ni papa de catalan... fijate por donde compro El mundo y El pais y nadie me mira raro en Madrid.

Respecto a lo de los negocios Madrid y barcelona se podria decir que estan al mismo nivel pero por la impresion que me da Barcelona a soltado un poco el acelerador es cierto que en Barcelona hay mucho emprendedor pero ....
Asi que no generalices

Anónimo dijo...

Creo que tienes razón, en esta ciudad existe un remanente de inmovilismo que la impide acercarse al nivel de modernidad y progresismo de ciudades europeas como Barcelona... Pero en lo que no estoy de acuerdo es que porque una persona haya reaccionado de esa manera ante tu persona por haber hablado en otra lengua tengas que generalizar que todo Madrid es igual que esa persona. De la misma forma yo también tendria que creer que Barcelona es un reducto de catalanistas excluyentes porque cuando estuve allí al entrar en una cafeteria no me querían decir la cuenta en castellano (no tenía el oido que tengo ahora para el catalán, por lo que no me enteraba de lo que tenía que pagar) hasta la tercera vez que le pedí por favor que me lo dijese en castellano, o cuando un cliente de una empresa en la que trabajé no me quería hablar en castellano, solo en catalán, porque el decia que la empresa era catalana (nada más lejos de la realidad, la empresa era norteamericana, pero la central de la división para toda la península ibérica estaba en barcelona... todo esto le tuve que explicar para justificar porqué yo no hablaba catalán), por no hablar de las pitadas, falsos frenazos o insultos porque la matrícula de tu coche empieza por M... Es decir, ejemplos de este tipo existen en todas partes y no por ello se puede generalizar el trato recibido a toda la población. Porque, de igual manera que esa gente me trató con cierto desprecio por no ser catalán, también me he topado con gente maravillosa que me han demostrado que las diferencias entre unos y otros no son sino las que nosotros mismos nos imponemos. Y de la misma manera que yo me he topado con gente estupenda en Cataluña, estoy seguro que si repites visita te toparás con muy buena gente en Madrid. Que también la hay, y es más, son la mayoría, pero desgraciadamente solo se oye a los que más ruido hacen.

Saludos, y la próxima vez que vengas a Madrid, aqui tienes a un amigo.

Anónimo dijo...

Me desagrada exactamente igual que a ti la experiencia que comentas; espero que sea una desafortunada excepción y no la norma.

Lo malo, que precisamente en Cataluña hay lugares en los que si intercambias idiomas e ideologías, ocurre lo mismo y merece la misma calificación.

Maniobras Orquestales... en la Blogscuridad dijo...

He estado un par de días de viaje (de ahí la tardanza en moderar comentarios y responder). Veamos:

1- Gracias Sandra y anónimo 18/03. Evidentemente que hay gente magnífica en Madrid -lo contrario sería científicamente absurdo-. Pero reafirmo mi impresión de que es una ciudad muy hostil y desagradable para el visitante y, en absoluto, es la capital de un Estao que úna a tod@s. Bien al contrario.

2- Anónimo 19/03 9:57h: Cuando dices " yo no tengo problema pero eso no son modales si te preguntan en Castellano lo minimo es contestar en castellano ya que puede que no tenga ni papa de catalan... ", quien está demostrando una falta de educación y respeto absoluta eres tú y quienes os comportáis de ese modo nacionalista español imperialista. En primer lugar, si al hacer esa pregunta le pides/preguntas, por favor, a tu interlocutor, si habla español, que tú no eres catalán, el 99% de la gente te responderá amablemente y en tu idioma, porque aquí nos obligan a aprenderlo y muchos lo hablan/mos. El problema es que no parece que te sientas obligado a pedir las cosas amablemente y con un "por favor", que a los españoles mesetarios os cuesta una barbaridad utilizar. El español es un idioma impuesto a los catalanohablantes, por lo que deberías tener la educación de pedir amablemente que lo utilicen contigo, pero no forzar e imponer a tu interlocutor que lo use, "porque sí" contigo. Que no lo entiendas esto y muestres tu falta de educación tan característica española, es un ejemplo paradigmático del abismo que separa a nuestros países.

Maniobras Orquestales... en la Blogscuridad dijo...

Y al amigo anónimo 19/03 12:55h: ¿te das cuenta que te respondieron en español cuando "hasta la tercera vez que le pedí por favor que me lo dijese en castellano,..."...???? ¿Has entendido ya la importancia que tiene pedir las cosas "por favor" en Catalunya? Es otra diferencia abismal con España.

Y, por cierto, si trabajas en una empresa localizada en Barcelona y fuerzas y obligas a un cliente a no hablarte en catalán, dudo bastante que conserves ese empleo, a no ser que tu empresa quiera perder clientes. De todos modos, me sorprende muchísimo que sin saber catalán estuvieras en un puesto de trabajo de atención al público. Pero bueno,...

Una cosa: siempre "sospecho" de los amigos "anónimos". ;-)

Xavier.

perla dijo...

Me parece que estás un poquito mal de la cabeza, como la mayoría de los catalufos, por otro lado. Al final, el odio que la myaoría generáis va a estar justificado y todo. Os créeis el ombligo del universo porque vayáis a pedir La Vanguardia en un quiosco en Madrid. Manda cullons. Al psiquiátrico, nene, a ver si te curan esa manía que tienes.

sustalo dijo...

Mucha paranoia veo yo... El 99% de los catalanes comprende que los no catalanes hablen en español, y el 99% de los madrileños comprende que los catalanes hablen catalán. Por mi parte pienso que ninguna de las dos ciudades es lo que en otro tiempo fueron. Y ni Barcelona es tan cosmopolita ni Madrid tan rancio. Parecen comentarios de hace m´sa de treinta años, como tu historia con el facha ése.

Maniobras Orquestales... en la Blogscuridad dijo...

Quiero que sirva el "comentario" de ese tal "perla" (¡menuda perla!) como ejemplo paradigmático de todo cuanto comentaba. Un comportamiento irracional, xenófobo y fascista, que buena parte de la población madrileña muestra en cada vez mayor número de ocasiones.

El interfecto no sólo insulta directamente al autor, sino que lo hace ya de paso, directamente, del resto de catalanes, a quienes nos dirige ese despectivo "catalufos", que no es la primera vez que leo ni oigo.

Obviamente, viene a reforzar el planteamiento inicial del post y a animar a seguir, sin límites mojigatos, con la crítica hacia una de las peores sociedades occidentales que habitan en una de las peores capitales europeas: Madrid, que lejos de poderse comparar con París o Londres -donde fija su mirada Barcelona- lo hace con Sofía, Budapest o Belgrado, indudablemente.

¡Salud!

Sonia (Madrid) dijo...

Creo que no te falta razón y aunque he buscado alguna forma de rebatirte por haber usado malas formas, no he podido encontrar nada así en tu texto, por lo que te felicito por ello.

Por desgracia no solemos darnos cuenta de que Madrid en europa está muy mal considerada y creo que los madrileños (yo soy madrileña aunque vivo en valencia) no aceptamos facilmente una critica (merecida seguramente). Solo hace falta ver como se reaccionó ante la eliminación como sede de los J.Olímpicos.

No me ha gustado lo que he leido pero me ha gustado leerte.

Anónimo dijo...

#Anonimo 22/3
"por no hablar de las pitadas, falsos frenazos o insultos porque la matrícula de tu coche empieza por M... "

Espero que no estés hablando en serio! No soy de Madrid ni de Barcelona, pero he conducido por ambas ciudades. Madrid es con mucho el peor sitio para conducir de toda España. Da igual si tu matrícula empieza por M, por CO, por BU o por lo que sea: las pitadas, falsos frenazos e insultos están garantizados; sorprendentemente, si tu matrícula empieza por B, por BI o por SS, cuando creías que no podía ser una persona más maleducada... Bingo! Peor aún! Y suerte si no le cortan las ruedas!

Conduciendo por Barcelona, Bilbao, Murcia, Sevilla... en fin, casi cualquier sitio de España, si te ven dudar te dejan entrar en el carril, te indican, tienen paciencia. Esto es especialmente cierto en Barcelona!

No digo que todos los madrileños sean iguales, pero con que haya 1 de cada 10 así, la impresión que se lleva el visitante es pésima. Yo, tanto en el País Vasco como en Cataluña no he tenido problemas de idioma (en Galicia menos, porque soy gallego). Incluso me ocurrió que le solté gallego sin querer a un recepcionista en Barcelona y me contestó en castellano con una sonrisa.

Anónimo dijo...

"yo no tengo problema pero eso no son modales si te preguntan en Castellano lo minimo es contestar en castellano ya que puede que no tenga ni papa de catalan... ", quien está demostrando una falta de educación y respeto absoluta eres tú y quienes os comportáis de ese modo nacionalista español imperialista"

¿Pero que imperialista ni que leches? Es increible, que películas se montan algunos solitos. Eso se llama ser práctico, ni más ni menos. Si un tio me habla en inglés, yo le contesto en inglés ¿Por qué? Porque es un idioma que ambos hablamos (si, esa condición para entenderse). Si el tio me habla en inglés y le contesto en alemán porque "el inglés es imperialista" entonces lo que soy es poco inteligente y/o maleducado. Ni más ni menos. Ya no es una cuestión política, es sentido común.

El lenguaje no es para reivindicar cuestiones políticas, es PARA ENTENDERSE. Basta de pajas mentales "imperialismos", "nacionalismos" y demás paranoias.

Maniobras Orquestales... en la Blogscuridad dijo...

Para anónimo, 30/03/07:

Nuevamente, pones de manifiesto la falta de educación característica de quienes pertenecéis a esa cultura madrileño-españolista tan característica.

Si te fijas bien, has obviado por completo todo el comentario que servía de base argumentativa para la afirmación que discutes. Y eso, insisto, es muy característico de tu planteamiento.

Es inadmisible en la cultura catalana y en la educación que recibimos, que alguien se dirija a otra persona sin pedir las cosas por favor o con amabilidad. Entre los españoles, los que peor se comportan en este sentido son precisamente los madrileños que, sencillamente, prescinden de toda fórmula cortés o educada para dirigirse a su interlocutor.

Siguiendo tu argumento: si un español, un alemán o un inglés me solicitan una dirección o cualquier indicación y han utilizado un "please, bitte o por favor" estoy convencido que encontrará una amanble respuesta de cualquier persona -incluida la mía-.

Insisto: educación.

Saludos.

Xavier - Tarragona
Maniobras Orquestales... en la Blogscuridad


(Por cierto, para facilitar el debate -aunque yo lo admito todo, como puedes comprobar, incluso los anónimos... hasta cierto punto- es preferible usar un nombre o nick. Puede usar la opción "Otros" si no tienes cuenta de Blogger)

Antonio dijo...

No tengo un blog, así que, siguiendo tu sugerencia, usaré "otros".

Respecto al tema, espero que me permitas un par de puntualizaciones:

a)En primer lugar, yo de madrileño puedo tener más o menos lo mismo que tú, ya que soy cántabro de pura cepa, como toda mi familia hasta donde llega la memoria histórica. Y por lo tanto, como desde hace unos cuantos siglos, (que son unas cuantas más generaciones aún) Cantabria es parte de España, soy español. Lo que no tiene nada que ver con ser madrileño, ni con ser "imperialista", ni nada por el estilo. Mi España es la de la Constitución. Repudio tanto como tú o cualquier otro el régimen franquista, que costó vidas de familiares míos en la guerra civil (en la que combatieron del lado de los Rojos), y digamos que el PP no me despierta la más mínima simpatía, sino más bien todo lo contrario, si ibas por ahí. Así que te has equivocado encasillándome como "madrileño-imperialista", lo siento.

b)En segundo lugar, me parece que has desviado el tema. Tu me hablas de educación, y yo te hablo de sentido práctico. Desde muy pequeñito aprendí que cuando alguien quiere hablar contigo, es de recibo que se utilice un lenguaje común, estés donde estés. Por más vueltas que le des, no es una cuestión política, sino de sentido común. Así que si alguien te dirije la palabra en un idioma que hables, respóndele en ese mismo. Otro asunto es que sea o no de forma educada, pero ese no es el tema que se estaba discutiendo.

Por último, te diré que sigues generalizando muchísimo. Hay gente maleducada en todas partes, y gente que intenta imponerte sus ideas también. Lo mismo en Cataluña que en Madrid, por más que te pese. Y también aquí en Cantabria (aunque en términos absolutos menos porque solo somos 550.000). No es bueno ponerse una venda en los ojos y pensar que lo de cada uno es lo mejor, sin hacer autocrítica.

Saludos, y gracias por publicar mi anterior post aunque fuese como anónimo. Eso habla bien de tí.

Maniobras Orquestales... en la Blogscuridad dijo...

Lo que tú, Antonio, llamas "sentido práctico" no es más que una "imposición imperialista", indiscutible científicamente, ya que se obliga a un catalanoparlante a aprender español para poder responderte en ese idioma cuando tú te dirijas a él y, por lo visto, ni siquiera sea necesario hacerlo con amabilidad.

Tengo pendiente de escribir acerca de la injusta obligación constitucional que tenemos los catalanoparlantes de aprender vuestro idioma.

Espero contar con tus comentarios en esa ocasión, igualmente.

Saludos.

Xavier - Tarragona
Maniobras Orquestales... en la Blogscuridad

Prometeo dijo...

Bueno, como catalán de adopción me gustaría añadir mi punto de vista al debate con Anonimo.

El hecho de que te contesten en catalán es algo que lejos de ser una muestra de educación o no es un ejemplo de lo que yo considero saludable bilingüismo. Es algo que los visitantes no entienden, pero en en Cataluña es normal.
Y sí, si tal como dice Maniobras vas y les comentas que no lo entiendes... te contestarán en castellano. Pero no esperes que por el hecho de hablar en castellano ya crean que no entiendes el catalán porque en Cataluña la convivencia es mucho más tranquila y relajada de lo que a muchos les gustaría.

Pero tranquilo Anónimo, no espero que lo comprendas. Es algo que he hablado con mucha gente de toda españa y la verdad es que sólo se comprende si se vive un tiempo en cualquier lugar bilingüe. Lástima que en el resto de España no se estudien las lenguas oficiales, porque entonces todo sería disitinto.

Antonio dijo...

Pues, hombre, la verdad es que tanto cuando estuve en Oporto con la beca Erasmus, como cuando fuí a El Salvador, Bahía (Brasil) de prácticas de fin de carrera, pese a hablar portugués perfectamente, todos los que sabían castellano (que por cierto, os sorprenderíais cuantos son) se dirigían a mí en ese idioma, y yo mismo era quien tenía que insistir en que estaba allí para hablar portugués, y que por favor me tratasen como a otro portugués/brasileiro cualquiera.

Gracias a la "imposición imperialista" de mis padres, hablo inglés practicamente al mismo nivel que castellano, y ya por mi cuenta también aprendí portugués. Solo lamento que no me hubiesen "impuesto" francés o italiano también. Y con cada uno de estos idiomas, se me abren las puertas para comunicarme con millones de personas.

Sin embargo veo que algunos preferirías saber solo catalán y estar aislados no solo del resto de España, sino también del resto del mundo. Nunca entenderé esa actitud. Cuantos más idiomas pueda aprender una persona, mejor. Y más si son como el castellano o el inglés, que son los más hablados en el mundo, aparte del chino.

Cuando uno sale de este país y pasa cierto tiempo fuera, ve lo absurdo que es andar "preocupándose por un azulejo del baño cuando tienes la casa entera que explorar".

Maniobras Orquestales... en la Blogscuridad dijo...

Antonio,

típica respuesta imperialista española la tuya. Y veo que ni siquiera te muestras preocupado por mostrar tu españolismo atroz.

Para empezar ya empiezas a confundir términos, conceptos y situaciones jurídicas. Que yo sepa tú no tienes la obligación constitucional de conocer un idioma distinto al tuyo materno. Yo sí.

Que yo pueda, deba, quiera o intente saber otro idioma distinto al propio es una decisión que únicamente le compete a mis padres/tutores -en su día- y a mí mismo. Sin embargo, esto no es así. Y tú tienes la desfachatez de sugerir una semblanza imposible entre el que tus padres te obligaran a aprender inglés con la obligación constitucional y legal española que recae sobre mí y millones de ciudadanos españoles catalanoparlantes más. Sencillamente es lamentable que frivolices de ese modo con algo que desconoces.

Y, por cierto, para comunicarme con "millones de personas" (sorprendente capacidad comunicativa la tuya... de Libro Guinness) entiendo que la lengua inglesa es un instrumento mucho más útil que el español. Es más, habría que sumarle razones sentimentales para descartar definitivamente el uso del español como lengua oficial en mi país y su sustitución por el inglés, como 2ª lengua oficial.

Asimismo, no puedo dejar de mencionar que has tardado bien poco en caer en el uso de esa pueril visión españolista del universo, donde no cabe más nacionalismo que el españolista. Porque sois, generalmente, los españoles castellanoparlantes los que con vuestras actitudes hostiles y catalanófobas (en Madrid, por ejemplo, y en otros puntos de la España profunda) o simplemente imperialistas (cuando venís a Catalunya) demostráis un nacionalismo extremo, excluyente, antidemocrático y alejados del cosmopolitismo y europeísmo, del que tanto desconocimiento acabas de mostrar con tu comentario.

Tonino dijo...

Joder tío, no se puede juzgar a una ciudad entera por una experiencia aislada. Yo he ido a Barcelona varias veces y en alguna ocasión he tenido la famosa falta de educación de que te contesten en un restaurante en catalán cuando tu preguntas en castellano, sin embargo, pese a que existen mentecatos tanto en barcelona como en Madrid, jamás se me ocurriría juzgar a Barcelona, como retrógrada he insolidaria.
Madrid tiene muchas cosas buenas y tb muchas malas, es una ciudad cosmopolita como muchas, que tiene la desgracia de que la dirigen los nietos del enano cabrón, pero no es un ciudad de derechas, es una ciudad desencantada con el voto, simple y llanamente.
Te invito a que vengas a Madrid sin prejuzgarla y sin con la mente abierta y dispuesto a disfrutar de todas las posibilidades culturales y ambientales que ofrece, que no son pocas.

Maniobras Orquestales... en la Blogscuridad dijo...

Tonino, como verás (si repasas mi post) no han sido pocas las ocasiones en que he estado en Madrid y, por desgracia, sólo constato que está evolucionando hacia un conservadurismo extremo generalizado, poco relacionado con el liberalismo -social y económico- al que tienden las principales capitales de Europa Occidental. Madrid se parace más a Moscú que a París, Londres o Barcelona.

Saludos